Gastronomía para los bolsillos

Cartel donde se puede apreciar en tres idiomas la ubicación de la gastronomía local.

Por Noriko Nishimura
@captura_cultura

Fotografía Nóriko Nishimura

Entre la Av. La Unión y Hospital se dispone de forma emblemática el Mercado Central San Pedro. Abastece diariamente la vida de los cusqueños de forma sigilosa y espontánea. Escenas de compra y venta, regateos, ambulantes y músicos de vieja esquina son parte de estos cuadros que nos llenarán de nostalgia al recordar nuestros pasos una vez fuera de esta ciudad.

De un solo piso, entre columnas y pasillos amplios e infinitos, delimitados por los puestos más llamativos surtidos por productos de toda la región. Levantas la mirada, a lo lejos carteles de fondo amarillo y letras rumiantes dispuestas por la misma Municipalidad de Cusco te indican el motivo de su presencia.

3

Puestos en el interior del mercado San Pedro en Cusco.

Justo a tiempo y con la mera casualidad de unas entrañas gruñendo, el área de la gastronomía. “Laqtanchis Mijuy” para los de la zona y porque no también para aquellos que se quieran relacionar con el fructífero quechua y su dialecto cusqueño. Son infinitas las opciones, desde un ceviche auspiciado por la tradicional trucha, el incansable caldo de gallina y el esencial caldo de cabeza adornado por hojas de orégano, la papa de chuño, digno del lugareño y el ajicito para reanimar el día, levantarte y seguir tu rumbo por otro plato más. ¿Te parece poco?, como buen degustador a prueba de todo no puedes olvidar desde las opciones más recónditas de esos puestos, la sopa ya sea de quinua o trigo son la entrada principal así como el Kipcha, el Lawa y las humitas pueden marcar la diferencia, seguida de un sustancioso guiso de frejoles, o uno de chocho con queso para los amantes de las cremas. Todo esto adornado con las más aromáticas hierbas y productos de la zona. Un lomo saltado para los que no se arriesgan, el apanado de pescado, el seco y el estofado. Eso sí, no se olvide de la menestra como derecho de mesa. Todo esto a precio de buen pobre, desde dos hasta los siete soles para los de buen bolsillo.

2

Sopa de Cordero

Aún así hay algo extraño en todo esto, la comida típica no es muy recurrente. Encontrar alpaca o un cuy crocante implica merodear entre las calles más conocidas turísticamente de Cusco en donde los precios pueden llegar a desmotivarte a probarlos pero sin embargo no es excusa para abstenerse de algunos gustos como los anticuchos de alpaca, que aromatizan la noche de la Av. El Sol y la esquina dispuesta por la señora Marisol Nestas se convierte en sitio de coloquio y la noticia del día. De Carne, pollo y riñón también puedes degustar, el huacatay en el ají y la papa huairo son los amantes eternos de este platillo, de igual manera los chicharrones con el mote bien despachado.

Guiso de chocho con mondonguito

Terminado del bitute, nuestros sentidos están dispuestos a ser encantados nuevamente. No solo de sabores, sino de colores son las cosas a las que nos sometemos en este universo. Frutas de la región, dispuestas de forma cromática; la especería y las hierbas más olorosas recubren con los miles de aromas desde la entrada hasta el techo del mercado. El maíz, desde el color más común hasta el menos sospechado adornan las canastas de la forma más nostálgica haciendo que nuestra visión no pueda separarse de ellas. Los souvenirs y los trajes típicos no quedan desplazados porque hasta un cucharón de madera o un llavero para el recuerdo es necesario y no se desprecia.

4

Puesto con diferentes tipos de maíz de la zona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s