Navega por la historia que oculta Las Islas Palomino

DSC_2962

Hoy en día mucho de los recursos que usan los escolares y hasta los padres de familia como parte de la educación son mediante el uso del Internet. Esto puede ser muy monótono y facilista, sin embargo el Gobierno Regional del Callao junto al SERNANP y Ministerio del Ambiente han creado un sistema educativo didáctico como los son los paseos a través del Mar Peruano. Esta vez, las Islas Palomino toman protagonismo.

DSC_2890

Partimos desde el puerto de la Plaza Grau, el calor tenue y la brisa del mar nos acompañan para dar un gran viaje hacia el pasado. Nos acomodamos los chalecos salvavidas mientras los asientos del bote nos esperan con ansias para llevarnos hacia uno más grande en donde compartiremos con los demas grupos, directo a la aventura. Mientras avanzaba MIKEIRA (el segundo bote) el guía comenzó hablándonos de “El Camotal”.

DSC_2935

El 28 de Octubre de 1746, aproximadamente a las 20 horas se oyeron las campanas de la iglesia principal de la ciudad que celebraba la fiesta de los apóstoles San Simón y San Judas Tadeo. Los fieles, mientras celebraban comenzaron a escuchar sonidos extraños a lo lejos y a la media hora comenzó el estruendo. La ciudad quedó cubierta a causa del tsunami y junto a ella este sitio llamado “El Camotal”, nombrado así ya que era tierra de producción de camotes, chacra perteneciente a los Jesuitas. Es conocida también como la “Atlántida peruana” para captar más turismo. Quien diría, una ciudad escondida.

DSC_3096

Siguiendo el recorrido hacia las Islas Palomino, un grupo de lobos marinos, alrededor de 6mil, nos dieron la bienvenida entre las despistadas aves guaneras. Todo un jolgorio del cual no me dejo de sorprender. A lo lejos, se puede divisar la Casa del Presidente, recinto en el cual aquel que representa el país puede alojarse y disfrutar de esta fiesta marina. Si fuera poco, El Frontón, isla asociada a saqueo de piratas y corsarios en la época colonial, sobre todo recordada por la construcción de una prisión de máxima seguridad hacia el año 1917, se puede apreciar acompañado de ruinas y olas rompiendo contra ella.

DSC_3004

Hasta ahora, todo ha sido fascinante pero hay algo que debo hacer cuando vuelva a realizar este pequeño viaje, bucear entre los lobos marinos sin tomar atención al peligro de cachalotes, ballenas o tiburones ya que no transitan por aquí. Por cierto, las aguas no dejan de ser frías a pesar del cambio climático que se está suscitando. Qué más puedo decir. Anímate a ser parte del Callao, a ser parte del mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s