Los lazos invisibles entre el Arte y la Ciencia

DSC_4955

Por Nóriko Nishimura

A veces nos preguntamos en qué momento el Arte y la Ciencia se unen, de qué manera y qué es lo que resulta de este matrimonio tan inusual. Pues bien, no es nada raro desde hace ya hace varios años. Esta relación es tan fuerte, sencilla y a veces complicada que puede llegar a sorprender hasta a la más escéptica de las disciplinas.

DSC_4923

Iniciemos con un poco de historia. Todo comienza después de la Primera Guerra Mundial, seguido del descubrimiento de las ruinas de Atenas. Los representantes de los países afectados se dieron cuenta que la historia de nuestros ancestros (y que hoy en día nos explican en silencio lo que hoy somos) no podía seguir desprotegida dando lugar a tanta destrucción de nuestra memoria, es por ende que se crean cartas, tratados y alianzas para la protección de estos. Las investigaciones y recopilación de datos comienzan a realizarse, la Arqueología enciende motores.

DSC_4907

Ya que sabemos brevemente cómo es que se inicia esta hermosa locura, podemos dar paso a dar a conocer parte de los procesos. Empecemos poniendo el caso de una pintura, la encontraste mientras limpiabas el almacén de una casa antigua en Italia. Te preguntas de quién será, de cuándo y qué hace ahí. Te cuento que muchas pinturas de artistas famosos del tamaño de Miguel Ángel o Boticelli (artistas del Renacimiento) se encontraron en situaciones parecidas, los gráficos eran tan interesantes que los reportaban en los museos y comenzaba el trabajo de investigación. Es aquí donde los historiadores del Arte comienzan a descubrir el enigma, pero ¿cómo comprobar todo lo que especulan?, la Ciencia extiende la mano.

DSC_4958

Se toman muestras, de la tela, de los pigmentos, de cada sector; se lleva al laboratorio en donde los especialistas, usualmente químicos, comienzan a desnudar todo sobre ellas.

DSC_0364

¿Vas dándote cuenta cómo se unen ambas disciplinas?. Mientras el científico te dice “esto es”, el historiador da la razón siguiendo los pasos de la vida de aquella obra de arte susurrándote al oído el año, la providencia y hasta la técnica que se usó en aquel entonces. ¡EHUREKA!. Ahora bien, toca la parte más cuidadosa para la vida de esta pintura, el que perdure años, siglos, para que las generaciones futuras la disfruten. Gracias a los análisis realizados, los Restauradores comienzan a realizar investigaciones y pruebas acerca de qué materiales y métodos son los más adecuados para actuar sobre el patrimonio sin causarles daños o al menos el menor posible. Disolventes, pigmentos, pegamentos, brochas, pinzas y bisturíes se hacen presentes para dar vida y perdurabilidad a la pintura redescubierta gracias a las investigaciones científicas y a su historia.

DSC_4917

Este matrimonio es desde entonces inseparable, irrompible y por supuesto auténtico. No existen polos opuestos, solo temas inconclusos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s