Un Jirón de la Unión, un jirón por la historia

 DSC_5226
Por Nóriko Nishimura
Fotos Oswaldo Rentería

Cuando Pizarro llegó al Perú, decidió establecer un orden singular a la disposición de la nueva ciudad virreinal. Esta consistía en un damero, como la de un tablero de ajedrez, cada calle con un nombre en particular ya sea aludiendo a los personajes más importantes o los sucesos más concurrentes en cada una de ellas.

DSC_7844

Es así como el Jr. de la Unión da inicio a su llegada,  siendo recién nombrado como tal un 28 de Mayo de 1860. Calle dispuesta por varias cuadras que luego se unirían gracias a las gestiones de Eduardo Orrego (alcalde 1981) mediante su decisión de la creación de este a convertirlo en paseo peatonal siendo la inauguración en Octubre de 1982.

DSC_5209

De un extremo a otro, nos une con la Plaza Mayor y con la Plaza San Martín de tal modo que durante la trayectoria no nos cansemos de ver las innumerables tiendas que ahora disponen de edificios, muchos de ellos monumentos y parte de nuestro patrimonio histórico.

DSC_7877

Para el época de la República, cada una de las cuadras que alberga el Jr. de la Unión, se decoraban con grandes construcciones arquitectónicas del gusto y estilo de la época. Entre ellos cafés, joyerías y restaurantes importantes los cuales eran centro artístico y literario que hoy en día disfrutamos de cada una de sus creaciones y anécdotas. Uno de estos edificios emblemáticos son el Palais Concert, café muy singular y concurrido por grandes personajes como Ricardo Palma y Andrés Valdelomar; el Antiguo Banco de la Providencia, considerado el primer banco construído en la ciudad; la Casa Pigmalión, local del antiguo establecimiento francés importador de telas, ropas y afines; el estudio fotográfico “Fotografía Central” de los hermanos Courret o la Casa Welsch.

DSC_7834

Estos edificios han ido perdiendo su importancia con el tiempo volviéndose en centros comerciales, uno más prestigiosos, otros, simples bazares.

DSC_5222

Sin lugar a duda, actualmente el Jr. de la Unión es uno de los lugares con mayor movimiento económico también siendo una de las más caras de América Latina, esto implica que sus edificios sean considerados como meros locales comerciales perdiendo así su importancia histórica y estética dando cuenta que la sociedad solo busca un crecimiento económico más que cultural. Tal vez tengan razón pero sin identidad, no podremos llegar a mucho. Estas antiguas construcciones emblemáticas forman parte de la historia de nuestro Centro de Lima histórico, parte de su identidad no se perderá si nosotros no lo permitimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s